23 de octubre de 2015

En Belgique on mange bien, maman. Carbonnades

Los españoles tenemos cierta tendencia a pensar que como en casa no se come en ningún sitio.

Hagamos la prueba. ¿Qué cosas típicas de Bélgica conoces? Apuesto a que has pensado en el chocolate, la cerveza, los gofres, puede que en los mejillones e incluso en las patatas fritas.

En España (no sólo) nos alimentamos de paella y tortilla de patata igual que en Bélgica no sólo comen moules-frites.

Una vez viviendo aquí también te encuentras con los extranjeros que siguen pensando que como en sus países no se come en ningún sitio. Muchos se traen de sus países toneladas de comida con tal de no comer la comida de aquí.

Ya os conté que Bélgica tiene tal población extranjera que puedes encontrar muchos ingredientes en cualquier mercado o supermercado. Además es un país con un ratio de restaurantes con estrellas Michelin igual que Francia, teniendo en cuenta su tamaño más reducido. En Bélgica gusta comer, dedican mucho tiempo a comprar los ingredientes, ir a los mercados y cocinar y comer es más que una necesidad, una oportunidad de socializar.

Mi objetivo va a ser tranquilizar a los que piensan que me alimento de chocolate y de paso contaros sobre los ingredientes, mercados, recetas e incluso instrumentos de cocina que he incorporado a nuestra vida y a nuestra dieta.

Nuestra filosofía siempre ha sido la de "de la mar el mero y de la tierra el cordero"... así que hemos venido aquí a probarlo todo y a camuflarnos con los lugareños.

Así también, si venís a pasar unos días al país podréis saber qué otros platos típicos comer más allá de los gofres y la cerveza.

Para mi inmersión culinaria, además de ir de vez en cuando a comer fuera, cosa que revitaliza cuerpo y mente, estoy ampliando mi biblioteca de libros de cocina.


Se conserva mucha tradición culinaria de la Edad Media, cuando la cultura flamenca estaba en su esplendor. El gusto por los condimentos, las mostazas, los frutos secos y las combinaciones de sabores dulces y salados en el mismo plato son su seña de identidad.

Y la primera receta no podía ser otra.

Carbonnades à la Flamande - Vlaamse Stoofvlees- Estofado de carne al estilo flamenco.

Plato sencillo que triunfa entre mayores y pequeños. Aquí en muchos restaurantes tradicionales lo incluyen como parte del "menú infantil".

No es más que carne magra de ternera o buey guisada con cerveza. ¿La clave? una salsa que queda ligada gracias a que cuece a fuego lento con unas rebanadas de pan.

Dificultad: Te veo capaz. Tú puedes.



Ingredientes:
500 g de carne de ternera
1 cebolla grande
1 cucharada de harina
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharada de mantequilla y/o aceite de oliva
1 o 2 botellas de cerveza (Chimay, Grimbergen... )
2 rebanadas de pan, si es de especias mejor.
Sal y pimienta.

Yo hoy lo hago con Grimbergen y 2 rebanadas de éste pan de especias. En España lo encuentras fácil y si no puedes usar un pan rústico, de centeno y hay quién lo sustituye por unas galletas Speculoos.




  • Salpimentar los trozos de carne uniformemente cortados. 
  • En una cacerola / olla rápida derretir una cucharada de mantequilla con un chorrito de aceite y dorar unos minutos la carne. Cuando esté la carne marcada retirarla a un plato. Puedes espolvorearle una cucharada de harina por encima.
  • En la olla pochar la cebolla. Como va a cocer después bastante tiempo no es necesario picarla extremadamente fina. Todo depende de si tenéis problemas (o vuestros peques) a la hora de encontrar trocitos. 
  • Añadir la carne y el jugo que haya soltado a la olla junto con la cebolla y remover bien. 
  • Cubrir con la cerveza. Del tipo de cerveza dependerá en gran parte el sabor final de la carne. Suelen usarse cervezas tostadas de doble fermentación, pero puedes usar una rubia. 
  • Añadirle una cucharada de azúcar moreno y remover.
  • Untar las 2 rebanadas de pan de especias con un poco de mostaza y dejar deshacer en la superficie del guiso. Esto y la harina darán la consistencia cremosa a la salsa de cerveza.
  • Dejar cocer a fuego lento en la cacerola removiendo de vez en cuando hasta que la carne esté bien tierna. Yo la hago a veces en la olla rápida y compruebo a los 30 minutos cómo va de caldo. Normalmente tiene que cocer del orden de 1 hora.
  • Rectificar de sal si fuera necesario y servir con patatas fritas, puré de patata, arroz o el acompañamiento que más os guste. Depende de lo contundente que quieras que sea la comida.
Carbonnades à la Flamande - Vlaamse Stoofvlees

Como buen guiso de carne puedes tenerlo hecho de la víspera. Se conserva muy bien.
Animaos a hacerlo y no dejéis de probarlo si estáis en Bélgica. 

4 comentarios:

  1. Doy fe de los resultados extraordinarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, eres mi mayor fan... la próxima eliges tú la cerveza.

      Eliminar
  2. Qué cosa más buena, y qué facilona y qué rica y qué todo. Te lo leí el sábado y utilicé aguja de cerdo (sí, ya sé que no es lo mismo) pero tenía taaaaaanta curiosidad por conseguir esa salsa, y ese aspecto, es algo tan poco visto en España, que lo hice así y ya.
    Oye, ¡y qué éxito! nos ha encantado a todos, y más al santo, que no le gusta la carne "guisada" pero al decirle que era una carne belga, la ha recibido de otra manera jajajajaj
    El día que la probemos de ternera, volamos.

    Te voy a enlazar a mi blog para contarla ¿vale?

    Besos (cuánto hacía que no te leía...cuando lo cuente no lo vas a creer)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría. Pues qué bien que lo hayas hecho. ¿Usaste pan de especias? ¿Pan tal cual? ¿Cerveza belga?...
      En casa le rechifla hasta a la peque que se come la carne encantada y diciendo "estoy tomando cerveeeeeeza" ;-)

      Eliminar

¿Qué te ha parecido? Deja un comentario s'il vous plaît ;-)