5 de marzo de 2015

Más que sobrevivir...

Todavía cuento el tiempo en semanas. Como cuando tienes a un recién nacido. Así estoy yo.

Seis semanas y dos días. Todo cuenta. Ese es el tiempo que llevo viviendo en mi nueva vida.
- ¿Nueva vida?
- Sí. Ésta es tu nueva vida.
- ¿Y qué estás haciendo con ella?
- Sobrevivir.

Ese es el diálogo interno que mantengo conmigo cada día. Pero soy consciente de que tengo que hacer mucho más que sobrevivir.

Dicen los expertos que tiene que pasar un año para que te asientes en tu vida de expatriado. Me queda mucho camino por andar pero estoy trabajando en ello.

Me avisaron de que el primer mes iba a ser un infierno. No me avisaron lo suficiente o el concepto de infierno de los demás difiere bastante del mío.



Te expatrian. Dices adiós a tu casa, a tus amigos, a tus familiares, a tu trabajo, a tus costumbres y aterrizas es tu nueva vida. Aterrizas en una ciudad nueva, en una casa nueva, rodeada de cajas, de caos, de idiomas que no conoces, sin amigos, sin familia y con nuevas costumbres. Ya no eres nadie. Y nadie te avisa de lo solo que vas a estar. Tanto como para ni siquiera escribir en tu blog expatriado porque todo lo que te sale es pura soledad.

Y vas sobreviviendo día a día. Y las cajas van vaciándose y las cosas encontrando su nuevo sitio. Y te levantas por la noche y llega un día en que puedes ir a oscuras por la casa sin chocarte con nada. Y ya sabes dónde comprar el pan, sellos o cambiarle la suela a unos zapatos y qué día tienes que sacar cada color de bolsa de basura para que la recojan.

Pero hay que hacer más que sobrevivir. Porque hay vida de puertas para afuera. Porque hay que socializar como sea o al final uno se vuelve tarumba. Aunque siga sin haber podido empezar las clases de francés, porque conciliar no es fácil y no tengo ni 54 minutos para mí desde que estoy aquí.
Y aunque la hospitalidad de ésta ciudad sea a veces tan cálida como su clima...

Mi lista de tareas:
- Salir a la calle a dar una vuelta siempre que haga sol.
- Hacer más fotos.
- Encontrar algún sitio para jugar con los peques y que estén con otros peques (al margen del cole).
- Aprender francés aunque sea a base de Duolingo.
- Dejar de contar los días.
- Encontrar mis 54 minutos...

6 comentarios:

  1. Ánimo, poco a poco irás marcando las tarea de tu lista. Yo os admiro, hay que ser muy valiente para dar ese paso. Piensa en la suerte de tener las nuevas tecnologías, que reducen mucho las distancias aunque no las supriman. Todas mis vibraciones positivas para ti :-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si es valentía. La verdad es que durante los últimos meses he tenido la sensación de que otros manejaban mi vida. Unos que no saben nada sobre familias ni niños ni nada... y ahora trato de tomar el control y verle el lado positivo. Espero que el tiempo nos confirme que ha merecido la pena.
      Y menos mal que tenemos WhatsApp y Skype y de todo... y que en avión estás aquí en 2 horas desde la Península :-)

      Eliminar
  2. Ánimo! y no dejes de escribir. Aunque sea sobre soledad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :-)
      Trato de nos escribir estando de bajón porque no me ayudaba a animarme y tampoco quería preocupar a mis lectores más cercanos ;-)
      Pero sí. Acompaña y ayuda contar lo que se siente.

      Eliminar
  3. Me gustan tus objetivos porque demuestras fortaleza en medio del dolor. A mi me ayudó encontrar un grupo de mamás hispanas con las que reunirnos de vez en cuando. Ánimo guapa! Ah y para la lluvia un buen impermeable y al parque!! Toca jajajaj.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy muy de salir al parque aunque granice... pero es que aquí hay pocos parques y están vacíos incluso con sol...
      A ver si en primavera se anima el personal y dejo de ser el bicho raro del tobogán del barrio.

      Eliminar

¿Qué te ha parecido? Deja un comentario s'il vous plaît ;-)