7 de septiembre de 2015

La rentrée

Ya ha pasado una semana desde la nuestra. En España todavía están en ello.

Los belgas no pierden oportunidad de celebrar nada. Me encanta. Me apunto.
Y si es con un apéro mejor que mejor. ¿Dónde y a qué hora?

En lugar de dejarse llevar por la depresión posvacacional se lanzan a festejar que ya estamos todos aquí otra vez, con sus manifestaciones, sus cortes de tráfico, su helicóptero sobrevolando el centro todo el día; y así quedamos amigos y vecinos para desearnos una bonne rentrée.

Volvimos de España a finales de agosto para tener unos días de adaptación y aclimatación antes de volver al trabajo e iniciar el curso nuevo. Somos gente con suerte y tenemos unos vecinos (alemanes) la mar de simpáticos con los que tuvimos nuestra cena de rentrée el último fin de semana, regada con vino español. Así es más fácil volver a aterrizar en el barrio y en la vida que llevaba "en pausa" las últimas cinco semanas.


Y llegó el 31 de agosto. Lunes.

Tocaba preparar le cartable y formalizar la matrícula del peque en la guardería.

Y así fue como el día 1 de septiembre hicimos la rentrée.

Alejandra empezando el equivalente a Infantil 2 en el mismo colegio en el que está desde que llegamos. Descubriendo que ya no es "la nueva" porque hay mucho cambio de alumnado que se mueve igual que sus padres y unos se han ido pero han llegado otros, incluso algún español.

Elías empezando la guardería por las mañanas para tener niños con los que jugar, ir haciendo oído en francés y quemar un poco de energía.

Y yo... yo es la primera vez desde que vivo en ésta ciudad que he salido a la calle sin niños o que he estado en mi casa sola. Mi rentrée ha supuesto un gran cambio. Me toca descubrir qué voy a hacer ahora con esas 4 horas...

Admito sugerencias...

1 comentario:

  1. Lanzate al punto, como yo. Te advierto que es adictivo!
    Carmen

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? Deja un comentario s'il vous plaît ;-)